Trucos de belleza, recetas de cocina, decoración de casa y más.

Alimentos para una dieta balanceada

Por:

Una dieta balanceada ayuda a prevenir enfermedades, causadas por el exceso de ingesta de alimentos no adecuados causando obesidad entre otras, o por deficiencia en la ingesta de alimentos causando desnutrición entre otras; Comiendo ciertos alimentos, en la cantidad y combinación adecuada nos ayudara a prevenir enfermedades.

Alimentos saludables

thinkstock

Son las propias sustancias que se encuentran en los pigmentos que protegen a las frutas y verduras de los efectos nocivos del sol las que nos ayudan en esta prevención. Nuestro plato de comida debería ser multicolor de esta forma garantizamos un poquito de todo.

Los alimentos más sanos, son los que nos ayudan a cubrir adecuadamente nuestras necesidades diarias y a mantenernos sanos.

Las frutas: Es aconsejable tomar cinco raciones de frutas diarias. Las frutas tienen un alto contenido en antioxidantes, fibra, vitamina C y ácido cítrico. Además, las frutas en general aportan ácidos orgánicos, ácido fólico,  vitaminas del complejo B, citroflavonoides y sales minerales (potasio, magnesio, calcio, fósforo). Entre las frutas la manzana en particular hay que tenerla en casa, las manzanas son una buena fuente de pectina, fibra que puede reducir los niveles de colesterol y glucosa. Su aporte calórico bajo y su alta cantidad de fibra la hacen un alimento ideal para el control de la obesidad.

Los frutos secos: Son otro grupo muy importante que hay que tener presente en nuestra dieta diaria, este grupo esta compuesto por nueces, avellanas, almendras y castañas. Son alimentos proveedores de energía para el organismo y de vitaminas así como una fuente importante de calcio. También se consideran beneficiosos debido al tipo de grasa que contienen: poliinsaturada. También contiene vitamina E. Las Almendras: están repleta de nutrientes, como fibra, riboflavina, magnesio, hierro, calcio y vitamina E (antioxidante natural); La mayor parte de la grasa contenida en las almendras es monosaturada.

Los arándanos: Estos son una fuente rica y baja en calorías de fibra, antioxidantes y fitonutrientes. La ingesta regular de arándanos podría mejorar la memoria a corto plazo y disminuir el daño celular que se ha relacionado con el envejecimiento. Las Moras. Toda las clases de bayas que tienen características similares presentan beneficios similares para el organismo. Son ricas en potasio y azúcares necesarios para la desintoxicación del organismo. Las fresas y frambuesas son antioxidantes e incluso ayudan a prevenir el cáncer.

Las Alubias o frijoles: Son una excelente fuente baja en grasas de antioxidantes, proteína, fibra alimenticia y cobre. Igualmente, son una buena fuente de hierro, magnesio, fósforo, potasio y tiamina..

El pescado en especial, El Salmón: Es un pescado que forma parte de los llamados pescados azules, los cuales contienen una fuente excelente de ácidos grasos omega 3, que se cree traen ventajas para el corazón. El salmón también tiene bajo contenido de grasas saturadas y colesterol, además de ser una buena fuente de proteína. El comer salmón mejora el perfil de grasas en la sangre y ayuda a bajar la tensión arterial.
Vegetales verdes: Son los que aportan una mayor cantidad de beneficios. Las Espinacas: Tiene alto contenido de vitamina A y también es una buena fuente de calcio, folato, hierro, magnesio, riboflavina y vitaminas B6 y C. El Brócoli: Además de proveer de calcio, potasio, folato y fibra, el brócoli o brécol contiene fitonutrientes, contiene el antioxidante betacaroteno y también es una fuente excelente de vitamina C.

El Germen de trigo: El germen en el interior del grano de trigo es una fuente concentrada de nutrientes. Dos cucharadas de germen de trigo constituyen una buena fuente de tiamina, folato, magnesio, fósforo, hierro y zinc. Añada un poco de germen de trigo sobre los cereales, yogurt o ensaladas.

Huevos. Son considerados por muchos científicos como el alimento ideal. Es una de las principales fuentes de antioxidantes presentes en la naturaleza. Sus beneficios incluyen además la presencia de 13 vitaminas y minerales diferentes que ayudan a desarrollar anticuerpos y el desarrollo de músculos, piel, cabello y hormonas, un huevo aporta seis gramos de proteínas.

Cebolla y ajo: Ayudan a prevenir el desarrollo de cáncer en el organismo. Desde tiempos ancestrales formaron parte de las terapias naturistas de casi todas las culturas. Son antiinflamatorios, combaten infecciones, mejoran la circulación, previenen la hipertensión y son analgésicos. Desde  siempre, la cultura popular ha divulgado que “el ajo es bueno” por sus propiedades anti-infecciosas. En diversos estudios epidemiológicos se ha comprobado un cierto efecto protector del consumo de ajo sobre el desarrollo de ciertos cánceres, y en concreto de estómago, colon, recto, mama, próstata y laringe. No se conoce si pueden obtener los mismos beneficios cuando el ajo se consume en forma de pastillas.

El tomate: contienen licopeno, que es probablemente el antioxidante más potente de los carotenoides, Además no pierden sus propiedades beneficiosas cuando se cocinan, o incluso en forma de ketchup. La absorción del licopeno aumenta cuando se consume junto con una pequeña cantidad de aceite. Si se consume crudo, el tomate también es una buena fuente de vitamina C.

 El aceite de oliva: Aporta ácido oleico (80%), que es una grasa monoinsaturada que reduce el colesterol total y el LDL colesterol, a la vez que aumenta el colesterol HDL o colesterol bueno. También contiene sustancias antioxidantes, como la vitamina E, carotenoides y compuestos fenólicos, que inhiben la oxidación de las membranas celulares y de las lipoproteínas de baja densidad (llamadas LDL), lo que constituye un paso necesario en la aterosclerosis. Pero el contrapunto de estos beneficios es su alto valor calórico, nueve kilocalorías por gramo. Si existe obesidad, hay que moderar su consumo.

Los cereales: Han sido la base de la alimentación humana durante siglos, y la civilización occidental se basa en el trigo. La pasta, el pan, arroz, patatas y cereales forman parte de la dieta mediterránea. Debido a su riqueza en hidratos de carbono, estos alimentos son una buena fuente de energía. Recordemos que la glucosa es el principal sustrato energético de órganos vitales como el cerebro, los músculos o el sistema nervioso. Además, la pasta se puede consumir asociada a otros alimentos de propiedades saludables como el tomate, el ajo o el aceite de oliva.

Categoria: Cocina | Tags: ,

  1. vanesa saavedra
    October 31st, 2012 at 21:30

    me parece muy buena esta pagina ya que me ayuda a tener mi dieta balanceada