Trucos de belleza, recetas de cocina, decoración de casa y más.

Fotos: Los de la «Spanish Revolution» siguen acampando

Por:

El pasado domingo 15 de mayo la juventud española marchaban en las principales ciudades del país manifestando su descontento con la situación ante la crisis y el desempleo, pidiendo «Democracia real ya». Las redes sociales fueron, una vez más, la herramienta ideal para unir a los que llenaron Twitter de hashtags: #nonosvamos #acampadasol #spanishrevolution #yeswecamp, los que cobraron vida una vez que fueron desalojados de su campamento improvisado en la Puerta del Sol, en el corazón de Madrid, y en otros puntos claves de ciudades del interior. Los jóvenes regresaron y se mantienen a pesar de la prohibición de algunas juntas electorales, que justifican el rechazo a la manifestación alegando libertad electoral.

Acampada: Jóvenes de la llamada «Revolución Española» (2011)

Cansados de la crisis y el desempleo los jóvenes españoles manifiestan pacíficamente en varias ciudades.

La BBC de Londres ha comparado esta rebelión española con las revoluciones que se viven en Medio Oriente, específicamente con la Revolución de Egipto, si bien los manifestantes consideran que su grito no tiene color político. Para informarte más sobre esta noticia te invito a leer en BBC Mundo ¿El comienzo de la primavera (rebelde) española?, y ver la galería de fotos impresionantes que recogen en La Información.

Categoria: Videos | Tags: , , , , , , , ,

  1. jose
    May 21st, 2011 at 20:56

    Esta es una revolución contra una dictadura encubierta por politicos mafiosos que su unico fin es su propio egoismo, deberiamos hechar a miles de funcionarios para paliar la situación, simplificar las reglas y los impuestos, todos queremos ser españoles,, pero que se sepa a donde va nuestro dinero, una justicia justa,,, que los derechos del delincuente no esten por encima de la victima,, necesitamos que la casa real se pronuncie,, que diga que está a disposición del pueblo y no de los intereses de las grandes empresas,,,queremos vivir en paz y contribuir a una España grande y libre que aunque suene a facha es lo que todos deseamos.

  2. Sergio Farras
    May 19th, 2011 at 19:55

    Democracia, un sistema de desconfianzas.
    A los jóvenes siempre se les debe escuchar. Y más, cuando abandonan su condición de “ni-ni” y se les pone la etiqueta de generación perdida. Muchos jóvenes han salido del teclado casero y hogareño para pernoctar en una fría plaza en ágoras protestas. Reivindicando lo que es justo, lo que es injusto y lo que probablemente es real.
    -¡Habla pueblo habla, tuyo es el mañana!
    Ahora la burbuja no es inmobiliaria, sino de desconfianza y aprensión a los poderes de los que manejan nuestras vidas. Y como pompas de jabón en el aire, los jóvenes se elevan suavemente, poco a poco, con la intención de que se les vea desde las alturas de los escaños y las tarimas que les controlan desde la lejanía del horizonte. La indiferencia no es buena dialogadora, ni la represión buen síntoma de libertad.
    Ahora que las pintan bastos, -y espadas también-, algunos ciudadanos creen que hartos de corrupciones, engaños, globalizaciones varias y especulaciones mal intencionadas, ha llegado el momento de salir a la calle para que escuchen su voz cansada. Esa voz que sólo pide trabajo, vivienda digna y un poco de empatía a sus dirigentes. La desconfianza generalizada se ha apoderado día tras día del qué sufre de la crisis desde la fila cero, en primera línea. Probablemente, los canallas de la codicia y la especulación se lo miran todo esto por televisión entre risas y sarcasmos, e igual, contando chistes de parados y desdichados, embutidos en sus poltronas de azufre donde las crisis y otros apuros no les alcanzan ni les llegan a infectar sus colmados bolsillos.
    La voz del más débil se amplifica con miles de aullidos desconocidos y, que todos a la vez, actúan como un reclamo que no se debe ignorar ni anular de un simple carpetazo o girar la cabeza hacia otro lado.
    ¿Huimos de la libertad y corremos hacia el pragmatismo? El pragmatismo postula, como adición, que no hay verdad sin interés. Y la fe racionalista, que expresa que no hay libertad sin conocimiento El riesgo de la democracia es desconfiar de sus virtudes para saber si tenemos como defecto y tara a una libertad real o de facto. El sistema se muestra receloso y la pluralidad del pueblo puesta en duda. Porque el ciudadano percibe que los grandes problemas están “estancados”, no se resuelven, no se avanza. El azar y aventura de ignorar la protesta por parte de la clase política, es caer en el peligro de un punto de “no retorno”, como aquél que iba buscando el peligro y murió en él.
    El elector, que suele ser criatura confiada, está aburrido y desencantado de tanta oferta, molido por debates televisivos y tertulias paralelas casi a diario que se le hacen pesadas e inacabables, y que tampoco quiere estar oyéndolos noche tras día. A veces con mensajes misteriosos y llenos de disparates. Y que harto de votar al partido que más confianza suele generarle, ve como al final se cambian “estampitas” con otras formaciones, más por el intento de acceder al poder que por convicciones propias, donde unos fueron lo que ya no son, y otros, son lo que ya no fueron, tomándonos a veces a los electores por gentes idiotas y de poco entendimiento, donde los políticos todo se lo guisan y se lo sirven a su modo. Despistado y errante, a la deriva va el ciudadano con su buque porqué está acostumbrado a la miseria de su paga.
    -¡Callad políticos!, y acercar vuestros labios y vuestros oídos oídos a las plazas y a las ágoras del sufrido ciudadano que no llega a fin de mes. Que con vuestra decisión, será lo más cerca que estaréis del pueblo.
    Y como decía Platón en la “República”, el legislador no puede proponerse la felicidad de cierto orden de ciudadanos con exclusión de los demás, sino la felicidad de todos. Lo contrario sería la Timocracia, donde el gobierno de los hombres guerreros sólo piensan en generar combates y conquistas aunque sea con la palabra y tirándose los trastos a la cabeza en debates, broncas, grescas y otros cuentos. Porque amigos, la democracia no es negociable. Para mover y avanzar en el tablero del ajedrez, hay que poner la mano sobre la ficha.
    ¡Habla pueblo habla, tuyo es el mañana !
    Sergio farras, escritor tremendista.