Trucos de belleza, recetas de cocina, decoración de casa y más.

Tips para el baño de nuestro bebé

Por:

Cuando somos madres primerizas, las dudas sobre temas relacionados al cuidado de nuestro bebé son muchas, entre esas esta el baño, comenzamos a preguntarnos, ¿Con qué frecuencia lo debo bañar?, ¿Cuál es el mejor lugar para bañarlos? y ¿Cuál es la mejor forma de bañarlos?.

Higiene del recien nacido, el baño

Thinkstock

Si se lo preguntas a tu mamá, suegra, amigas que tiene hijos más grandes, etc, cada una te dará una opinión basada entre los consejos que escucharon y lo que para ellas fue práctico. En esta nota yo te voy a dar unos tips generales y de acuerdo a tu realidad y posibilidades, tu decidirás si los aplicas o no.

Tips sobre el baño de nuestro bebés

Importante: Lo primero que debes tener presente es que no debes sumergirlo a tu bebé en agua hasta que pierda el cordón umbilical.

Frecuencia del baño

  • Esto dependerá de tu cultura o de lo que tu prefieras, los bebé recién nacidos pueden bañarse todos los días o un par de veces a la semana, lo importante es que uses un jabón que no lo irrite.
  • Si decides bañarlo todos los días puedes aplicarle jabón un par de veces y el resto solo refrescarlo con agua.
  • Cualquiera que sea tu decisión, debes limpiarle sus partes intimas cada vez que le cambies el pañal, esto evitara que se irrite.

El mejor lugar

  • El mejor lugar es aquel que te proporciona a ti comodidad y control sobre el bebé, es por eso que cuando están recién nacidos se recomienda evitar lugares donde tú tengas que estar arrodillada o agachada, porque esto te cansa y no te permite el control absoluto del bebé.
  • El lugar más recomendable es el fregadero o lavamanos, con el uso de una bañerita especial para recién nacidos o cualquier artículo comercial especial para el baño.

La mejor forma

  • Debes tener todo a la mano, jabón, champú, toalla, etc…
  • Llena la bañera con 2 ó 3 pulgadas (5 ó 7 centímetros) de agua templada, pero no caliente, a una temperatura aproximada de 90 grados Fahrenheit (32 grados centígrados).
  • Trae al bebé al lugar donde vayas a bañarlo y desvístelo por completo.
  • Sumerge poco a poco al bebé en el agua, usando una de tus manos para sostener su cuello y cabecita. A ratos, vierte un poco de agua con un vaso o taza de plástico sobre su cuerpo para que no se enfríe. Ten en cuenta que el cuerpecito enjabonado de un bebé es muy resbaladizo, o sea que procura sujetarlo firmemente, pero no lo aprietes.
  • Usa muy poco jabón (ya que puede resecarle la piel) y lávale el cuerpo con tu propia mano o una toallita, rociándolo de arriba a abajo y de adelante hacia atrás. Lávale el cuero cabelludo con una toallita mojada y enjabonada. Usa una bolita de algodón mojada para limpiarle los ojitos y la cara. Lava normalmente el área genital del bebé, no requiere un lavado más a fondo que el resto. Si en las comisuras de los ojos o en la nariz se ha acumulado algún moquito o alguna secreción reseca, mójalo varias veces con la punta de una toalla para que se ablande antes de limpiarlo.
  • Enjuaga completamente al bebé ayudándote con una toallita limpia.
  • Envuelve a tu pequeñín en una toalla con capucha y sécalo con suavidad, sin frotarle la piel. Si tiene la piel reseca o un poquito de irritación en la zona del pañal, puedes untarle una loción hidratante para bebés.

Espero que estos consejos sean de gran ayuda en la vida de tu bebé.

Fuente: Babycenter

Categoria: Bebés | Tags: , , ,